Data is Loading...

International Shopping Plaza Concept Design Competition

 

Las redes sociales han mejorado significativamente la manera en que vivimos y compramos hoy, el concepto de una plaza comercial tiene que ser actualizado con el fin de lograr mejores soluciones para una sociedad en constante cambio.



De hecho, tenemos que volver al origen para entender lo que un “shopping plaza” debe ser hoy en día. La palabra “plaza” es la clave.



Aunque los modos de vida y las compras están cambiando, hay conceptos que permanecen en el tiempo y son esencialmente invariables. Si tratamos de pensar en ello como un mercado contemporáneo, una plaza comercial siempre ha querido ser un espacio en el que la gente reúna e intercambie bienes y servicios, por lo que parece obvio que las formas arquitectónicas deben surgir sin esfuerzo de ese principio. Es esencialmente un mercado. Es esencialmente un cuadrado.



El edificio propuesto quiere ofrecer una solución focalizada en la razón por la que debe ser construido. Las compras se entienden hoy como parte de la vida, por lo tanto, una plaza debe interactuar con la ciudad de la misma manera que la ciudad interactua con ella. Es como una relación de simbiosis, las plazas son productos de ciudades, productos de personas, y ciertamente nuestro estilo de vida está influenciado por plazas.



En términos formales el proyecto es una línea que rodea un vacío, una plaza. Para hacer esta plaza más permeable el edificio es elevado y apoyado por ocho pilares que contienen comunicaciones verticales. Cuatro vigas resuelven la estructura.



Lo que estamos logrando es un espacio fluido que permite a las personas ingresar fácilmente. El resto del programa está en el sótano. Claraboyas redondeadas proporcionan vistas a las tiendas de interior y dejar pasar la luz a través de ellos. Éstas son entendidas como escaparates verticales.

  • Text Hover

Pero una plaza es algo más, ya que es producto de las personas, debe proporcionar una escala humana, queremos estar en espacios agradables. Vivimos en un mundo cada vez más competitivo en el que parece que todo tiene que ser más alto, esto podría llevarnos a un absurdo, de hecho no es necesario hacer las cosas más altas para que sean atractivos, tal vez sólo tenemos que tomar un respiro para apreciar el valor de los espacios vacíos.



Debemos pensar en este vacío como una inversión, un regalo para la ciudad. Es más probable que las personas pasen tiempo en estos espacios. Esto también es sostenibilidad. Por lo tanto, aparte de las compras, el proyecto quiere juntar conceptos como el ocio, los negocios o la cultura en un solo lugar multiplicando exponencialmente las interacciones entre las personas.



Con el fin de hacer que el edificio interactúe con la gente, y por qué no la gente entre ellos, la fachada es una pantalla. Se concibe como una ventana a la ciudad, una conexión de red social para mostrar lo que la gente quiere, publicar anuncios o simplemente para mostrar un concierto que tiene un lugar en el jardín central. Las personas son invitadas a interactuar con la fachada con sus smartphones. Un edificio interactivo para las próximas generaciones virtuales.